Gases de invernadero: Chile aumenta su producción en 150%

Fue hace sólo unos días cuando la presidenta Michelle Bachelet firmó en Nueva York la contribución nacional a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de Chile, con la que el Estado se comprometía a bajar sus emisiones de estos gases en un 30% para el año 2030, tomando como bases los datos de año 2007.

Cuando se dice que hay que bajar las emisiones de carbono de la nación chilena, no se debe a simples especulaciones; realmente hay que afrontar esta situación que aqueja a la sociedad chilena. Chile es un país de la región cuya producción de estos gases ha aumentado más desde la década de los 90s y es que los números son alarmantes. La producción de gases de efecto invernadero como el CO2 en Chile aumentó un terrible 150%, mientras que en el mismo periodo de tiempo en el mundo se vio un aumento de 57%.

Puede que para el panorama mundial, la producción de estos gases de un país como Chile no represente nada, pero de hecho las toneladas per cápita liberadas al ambiente por cada habitante chileno subieron enormemente.

En el año 1990, Chile producía aproximadamente unas 9.095 toneladas métricas de gases de efecto invernadero. Este número se ve opacado cuando vemos los datos del año 2013, donde se muestran unos alarmantes 22.681 toneladas métricas de xxx; este es un aumento considerable y representa un peligrosa situación para Chile, por esta razón expertos opinan que las medidas recientemente tomadas por el ejecutivo son insuficientes e inadecuadas, pues se considera que el país puede, y debería, hacer mucho más.

En Chile, las enfermedades respiratorias representan la tercera mayor causa de muerte detrás de las enfermedades cardiovasculares y del cáncer. Son especialmente riesgosas para los adultos mayores y los niños pequeños, que suelen tener un sistema inmune débil, así mismo representa una difícil problemática durante el invierno, cuando la contaminación se arraiga más y los centros de atención médica se ven atestados de casos de problemas respiratorios.

En lo que va de año ya ha habido 10 pre-emergencias y una emergencia en Santiago, y decenas de alertas similares al sur del país. Chile enfrenta una situación difícil con su aire contaminado, sobre todo Santiago que por su situación geográfica se ve realmente afectado por estos gases que contaminan el ambiente.

Por esta razón es que insistimos en que la nación chilena debe cambiar sus políticas y enfocarse en limpiar su aire antes de que las emergencias sean realmente un problema más grave de lo que ya es, y las soluciones puede que no sean tan sencillas o no exista ya ninguna.